4 ago. 2009

Cooperativismo vs. Capitalismo

Cada sistema o modelo tiene lo suyo, ya que existen claroscuros, quizás en uno más que en otros. Así como existen los extremos: izquierda o derecha, blanco o negro, alto o bajo; también existen, respectivamente, los ambidiestros, los grises y los medios...
Caractericémonos por ser toletantes, neutrales (cuando se pueda o deba), centristas, y no siendo extremistas, violentos, agitadores o fanáticos.

Cooperando entre todos se pueden lograr muchas y todas las cosas, de las cuales individualmente sería casi imposible o llevaría mucho tiempo.

El consumismo extremo de noticias, de productos, de servicios, quizas nos haya hecho olvidar de vivir, de leer, de ver, se pensar, en vez de sólo mirar y sólo ser meros expectadores de las propias vidas de cada uno.

No hablo de comunismo, ni de socialismo, ni mucho menos, hablo de cosas prácticas y tangibles. Es decir, me refiero a esos medios y grises que pueden equilibrar la balanza, tanto para unos como para otros, tratando por lograr la igualdad entre pares, y desbaratando a aquellos que se empeñan en la mesquindad, y el desequilibrio de dicha "balanza", que no es más que aquella que pesa a los que tienen menos o mas bienes materiales.

"La toma" (The Take) (2004), Avis Lewis y Naomi Klein


Terminenos con la hipocresía de discutir la distribución de la riqueza sin aclarar que la misma se da solamente entre los que mas tienen, y desplazando a los pobres hasta la indigencia, el hambre, pero no el hambre por la hambruna sino por la mezquindad de un mundo rico y malconsumista o derrochador, y otro mundo pobre, hambriento y enfermo, por la razón avara de un mínimo porcentaje de la humanidad que afecta a las grandes mayorías.

Terminemos con el saqueo. Basta de saqueo. Utilicemos la memoria. Ejercitemos la mente.

"Memoria del saqueo", Fernando "Pino" Solanas



Pensemos y analicemos con objetividad, y sin fanatismos.

Esto no se trata de estar enfrentados acérrimamente, sino de ser condescendientes y tolerantes unos con otros aunque eso implique dar el brazo a torcer, y reconocer la propia derrota así como se festeja la victoria. Debemos ser flexibles para subsanar y mitigar las desigualdades en pos del equilibrio y en busca de la honestidad y humildad, tan desvalorizadas hoy en día y tan calladas y mudas como su inicial (la "h").

No hay comentarios.: